¿Es la tarifa plana mensual el futuro de los cines comerciales?

Parece que, rápidamente, hemos evolucionado. Atrás han quedado los centros comerciales que se construían con el único pretexto de colocar una sala de cine en ellos. Hemos evolucionado tanto que el cine se ha convertido en un dinosaurio que se niega a extinguirse.

Y como ha sucedido con la música, con las series, con los videojuegos, parece que el sistema comercial de las salas de cine estaría por cambiar. La propuesta más importante en torno a esto la tienen empresas como Moviepass o AMC, ambas de Estados Unidos, con un sistema de tarifa plana mensual.

Pero, ¿funcionará?

Los aspectos más relevantes

Cambiar a la tarifa plana mensual implica que un usuario no tiene que comprar entradas para ver películas, sino que con un único pase podrá ir al cine a ver las películas, cuando quiera.

Ahora, con condiciones. En el caso de AMC, un usuario pagaría 20$ mensuales aproximadamente, y puede disfrutar de 3 películas por semana (12 por mes) en cualquier formato o calidad disponible en sus salas de cine.

Sacando cuentas, a los usuarios del cine les permite planificar. Les permite disfrutar de mejor manera del cine, porque ante cualquier eventualidad, con 20$ al mes les alcanza para cada semana escaparse en pareja o con amigos, al cine.

¿Es rentable para las empresas?

Es la parte más importante de este análisis. Porque significa un ahorro para los usuarios, sin duda. Permite hasta una planificación de los ratos de ocio cada mes. Pero, ¿cuánto hay de rentabilidad para las empresas?

Por un lado, está claro que lo más importante es que la mayoría de los usuarios compren un pase mensual, lo que permita, en teoría, que cada persona asista 12 veces al mes a sus salas de cine.

Teniendo en cuenta que el costo de las entradas no es el más importante en cuanto a rentabilidad para las empresas de cine, si la teoría se diera (que cada persona asista a las 12 películas cada mes, en el caso de AMC), no quedan dudas de que el proyecto sería muy rentable para todas las empresas que hacen posible una sala de cine (los que proporcionan películas, los dueños de las salas de cine, y los que venden los alimentos y bebidas dentro del recinto).

Ahora bien, esto en el caos de AMC. Moviepass tiene un concepto todavía más económico, aunque, por ello, resulte menos rentable al largo plazo.

Lo cierto es que el dinosaurio, lejos de extinguirse, ha evolucionado a un ser superior. El tiempo nos dirá si ha resultado bien.